¿Cómo nació el alfabeto? (XXVI)

La letra Z

Por su historia, podríamos llamar a la z –vigésimo noveno y último signo de nuestro alfabeto– el Ave Fénix de las letras, porque fue primero desterrada del abecedario latino y luego proscrita al último lugar. En español ha ido ganando terreno a la c y sobre todo a la ç, a la que hizo desaparecer. Y es que el castellano antiguo diferenciaba entre z y ç –la primera era sonora y la segunda, no–, pero hacia el siglo xiii se empezaron a confundir ambos sonidos y, en 1726, la Academia resolvió suprimir la ç y sustituirla siempre con z.

El pleno renacimiento de la z, no obstante, aún encuentra resistencias, como se observa en su nombre, que es cuádruple, ya que se puede llamar zeta o ceta y zeda o ceda. Su consolidación será quizá total cuando se supriman las denominaciones ceta y ceda, en las que ni siquiera interviene. Para conseguirlo cuenta con el apoyo de reformistas como Andrés Bello, en el siglo pasado, y Martínez de Sousa, en nuestros días, partidarios de que también el sonido interdental de las sílabas ce y ci se anote con una z. Según las propuestas de ambos, deberíamos escribir zine y zena en vez de cine y cena.

El origen de la z se encuentra en la escritura jeroglífica egipcia, donde se representaba mediante el dibujo de un carro, según unos, o el de una hoz, según otros. Los fenicios le llamaron zain (arma) y le dieron una forma semejante a nuestra actual I mayúscula. Para los griegos era una letra doble, ya que expresaba el sonido de la unión de la delta y la sigma. Los romanos solo la usaban para transcribir algunas palabras griegas, pero dejaron de emplearla a finales del siglo iv a. C., cuando el censor romano Apio Claudio la proscribió del alfabeto latino porque «quod dentes mortui, dum exprimitur, imitatur» («cuando se pronuncia recuerda a los dientes de un muerto»). Cuando en el siglo i a. C., bajo la dictadura de Sila, se introdujo de nuevo la z –junto con la y– para transcribir palabras griegas como Zeus o zodiaco, se la ubicó en el último lugar del abecedario, y así ha llegado hasta nosotros.

En español, la z representa un sonido interdental fricativo sordo cuya articulación es descrita así por Navarro Tomás en su Manual de pronunciación española: «Abertura de los labios, según la vocal siguiente; abertura de las mandíbulas entre los incisivos, unos 6 milímetros;la punta de la lengua, convenientemente adelgazada, se coloca entre los bordes de los incisivos, apoyándose suavemente contra los superiores, sin cerrar por completo la salida del aire; los lados de la lengua tocan la cara interior de los molares superiores, impidiendo la salida del aire por esta parte; velo del paladar, cerrado; glotis, muda&raquo.

La z está relacionada con 2 incorrecciones en la pronunciación. Una, el seseo, que seda sobre todo en Hispanoamérica, Andalucía y Canarias, y consiste en pronunciar la z, o la c, con el sonido silbante de la s. La otra, el ceceo, articula la s con un sonido semejante al de la z y es característica de ciertas zonas de las provincias de Huelva y Granada, aunque también puede deberse a un problema de pronunciación.

En español la z tiene un sonido sordo –es decir, no hay vibración de las cuerdas vocales–, pero en otras lenguas es sonoro. En esta diferencia se encuentra la explicación de una incongruencia relacionada con la onomatopeya del sueño. El motivo de que el siseo que se hace al dormir se represente casi universalmente mediante varias zetas (ZZZZZZZZ) se debe a que en inglés la z es silbante. Pero, evidentemente, nadie sisea en español con una z, sino con una s;: la representación que hacemos de esta onomatopeya es ajena, pues, a la fonología española y constituye un préstamo del inglés.

En matemáticas se emplea, junto con la x y la y, para representar una incógnita; sin embargo, es menos conocida la función que tenía en los manuscritos griegos: cuando aparece en el margen de un texto como abreviatura de zetei («busca») indica que el sentido dela frase es dudoso y su presencia actúa como un aviso dirigido al lector.

Javier Elduayen

Historia de la letra z

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *